Ultraferradura Llucena

Un reto diferente en Castellón para los deportistas.

En tiempos pasados, las únicas comunicaciones entre las masías y municipios eran los denominados camins de ferradura, por los que únicamente podían pasar las personas o las caballerías.

Se trataba de auténticas vías de diálogo entre los pueblos por las que, a través de los siglos, circularon masoveros, peregrinos, cazadores, bandoleros, comerciantes… para su traslado rápido a través de la montañas.

Estos trazados, empedrados en su mayoría, transformaban el paisaje y permitían la subsistencia en este territorio tan agreste.

En los últimos años, la asociación Amics de Camins de Ferradura de Llucena se afana, con su trabajo desinteresado, en recuperar las sendas de sus antepasados para el disfrute de excursionistas, corredores de montaña, aficionados a las BTT y caballistas.

Ahora, llega la segunda edición de la carrera Ultraferradura. Se trata de dos pruebas de trailrunning que trascurrirán por algunos de los parajes naturales más bellos del interior de la provincia de Castellón y que permitirán recorrer estas rutas casi olvidadas con el paso de los años.

Ambas carreras, de 65 y 33 km, discurrirán por la parte norte, este y sudeste del término municipal de Llucena, el cuarto más extenso de la provincia y uno de los más montañosos.

Por ello, cabe destacar el potencial de este evento como polo de atracción del turismo deportivo, por la grandiosidad del paisaje en el que se llevará a cabo, así como oportunidad para promocionar el territorio.

El recorrido

Ambas pruebas de la carrera coincidirán en su inicio y discurrirán por la parte norte, este y sudeste del término municipal de Llucena en Castellón, el cuarto más extenso de la provincia con 138 km2 y uno de los más montañosos.

Al comienzo, las dos circularán por una zona cercana de la población. Por su lado, el recorrido de 65 km se alargará hasta la falda del macizo del Penyagolosa. Los participantes de la Ultraferradura 65 pasarán de los 350 m de altitud en la zona baja del rio en la Penya-Roja, hasta los 1.370 m de la lloma Saltadora (caseta de Cabotilla), cercana al Gegant de Pedra.

De la misma manera, la dureza de la ruta se ha convertido en un aliciente para todos aquellos que quieren dar un paso más en el trail running provincial y superar sus metas. Cabe destacar que, entre la cota más baja y más alta del itinerario, existe más de 1 km de desnivel; por lo que la Ultraferradura de Llucena se está posicionando como un reto diferente en Castellón, debido a la complejidad de su trazado y espectacularidad del paisaje por el que transitará.

Ultraferradura 65

Los 65 km de recorrido y unos 3.300 m de desnivel positivo (6.600 m de desnivel acumulado), son cifras a destacar de la prueba de larga distancia. Con un trayecto que acontecerá en un 67% por sendas, junto a algunos tramos de pista forestal que servirán de enlace, la Ultraferradura 65 es una carrera con elevados niveles de exigencia y que requiere de una planificación previa, incluso para los corredores bien preparados según los índices IBP.

Su salida está programada en la plaza de España, en dirección hacia la zona recreativa de La Badina. Por el camí de la Malvestida se descenderá hasta la cuota más baja en la Penya-Roja. Una vez los participantes se encontrarán a nivel del río, ascenderán pasando por el mas Nou o mas de les Solanes y els Planillasos, hasta el tossal del Morral, que es el primer cabezo que se observa a la derecha de la carretera nada más entrar en el término municipal, tras cruzar el puente de Figueroles. Esta subida tiene 370 m de desnivel positivo, en apenas 2 km.

Una vez los participantes logren alcanzar la cima del tossal, planearán hasta el mas de Miralles, cercano al conocido mas de la Parra, donde estará ubicado el primer avituallamiento. Desde allí se dirigirán hasta el mas de la Cantera, el mas de Xiva y el mas de Lliberato, donde comenzará una intensa y rápida bajada, la de les Fleixes, con unas vistas espectaculares de las hoces del río y de la población de Llucena.

Ya en el mas de Doret, los participantes seguirán en dirección al depósito de agua potable y, siguiendo por la pista del barranc de Casotes, lograrán llegar al segundo avituallamiento situado en el cruce de les Colatxes.

A partir de ese momento, comienza otra nueva subida hasta el mas de Campredo de dalt, un descenso hasta el mas de Campredo de baix, por el barranc del Bosc hasta el cruce del camino ascendente a las masías de les Mosqueres. A continuación, llaneando hasta el mas de la Llidona, y atravesando un barranco por una zona de corto recorrido aunque bastante técnica, les esperará la font d’Ensaia, para luego subir hasta el tossal de la Parra o de les Mariques donde se situará el tercer avituallamiento, compartido por las dos pruebas. Seguidamente, en el cruce con la pista del mas de la Parra y la Fogenta, se separarán.

La Ultraferradura 65 proseguirá su camino por la derecha, en busca de la encrucijada del tossal de la Parra y tomar el antiguo y recuperado camino de Atzeneta del Maestrat que, pasando por el bassot de la Serrada, va hasta el mas de Gozalbo.

Desde la misma fuente del mas, los deportistas derivarán su dirección por la cuesta del carrascal del mas de García hasta el cruce del mas de la Lloma, desviándose hacia el mas de Fontana, mas de la Llometa y, por la intersección de els Bustals, hasta el mas de la Fogenta. En este punto se localiza la mitad del recorrido con un avituallamiento “fuerte”, que en este tipo de deportes de denomina “Base de vida”.

Los competidores reanudarán la marcha subiendo hasta el mas de Collet de baix, mas de Palanques, mas de Simó y mas de la Casanova, masía con vistas de la antigua pedrera y el desaparecido Castellet de la época íbera.

Tras una bajada exigente, la carrera se acercará hasta el mismo lecho del río y, cruzándolo, comenzará el tramo más exigente de la prueba, donde en apenas 6 km de distancia se cubrirá un desnivel positivo de 820 m, con porcentajes de hasta el 35% de desnivel en algunos tramos hasta coronar la cota más alta con 1.375 m.

Pasando por el mas d’Arminyà y el mas del Vincle, se llegará hasta el quinto avituallamiento en el mas de Polit. Continuará un ascenso feroz hasta la lloma Saltadora, pasando por el mas de la Font Blanca.

Inmediatamente, los corredores tomarán el camí de les Graes, antiguo camino que usaban los habitantes de Llucena y de las masías hasta el ermitorio de Sant Joan de Penyagolosa, para pedir la gracias del cielo y la ansiada lluvia para sus cosechas.

Siguiendo el camino en bajada, se adentrarán en la pista del mas del Sabater en busca del mas de Xiron y, por el barranco, entrarán en la font de la Canalet, mas de la Canaleta, rumbo al mas de Bernús. Allí habrá otro avituallamiento, el sexto, y en otro descenso muy pronunciado, pasando por el mas de la Fos donde Jason Webster escribió su famosa novela La Montaña Sagrada, se regresará al cauce río.

Siguiendo la pista que bordea el río, se descubrirá ante los ojos de los deportistas el nacimiento del mismo, donde estará el séptimo avituallamiento. Desde allí se dirigirán a buscar la senda que llega hasta el mas d’Olaria a 1.1400 m, con otra complicada subida con 530 m de desnivel positivo en 4 km escasos, pasando por el barranco de la Font Podrida, la masia de Valentina y el Peregrinet.

Tras un terreno llano, los participantes deberán descender hasta el paraje del mas de la Costa, por la antigua escuela rural y, por la Cantera, subirán los últimos metros de la etapa de la Vuelta Ciclista a España de 2016, llegando a la era donde estuvo ubicada la meta. Allí estará el octavo avituallamiento con unas magníficas vistas para complementar el pequeño descanso.

Cruzando el mas de la Costa, irán a buscar el desnivel del mas de Saranto, por el barranc de la Mola, hasta llegar al mas de Bartoll. Atravesando este último y siguiendo la vereda del barranc del Gorgàs, por el mas de Segundo, saldrán al pla de les Carabasses, donde la Excma. Diputación de Castellón habilitó una zona de parquin en la prueba ciclista, dentro del antiguo paso pecuario.

Dejando atrás la zona de parquin y rebasando la carretera por primera y última vez en toda la ruta, alcanzarán al noveno avituallamiento. Tras cruzar el pont del toll de la font o del mas d’Hilari, se dirigirán hasta el pueblo por la bonita y acondicionada Ruta dels Molins d’Aigua. La meta estará ubicada en la plaza de España de la localidad.

Ultraferradura 33

Los 32 km y los 1512 m de desnivel positivo (3.024 m acumulados), y ser prácticamente la mitad de la Ultraferradura65, son cifras a tener en consideración. Y es que, el 80% de esta prueba, comparte el recorrido con su hermana mayor. Concretamente, el trazado es idéntico hasta las pista del pla de Talladures donde se separan, en el kilómetro 22.

A partir de ahí, los participantes de la trail bajarán por la pista del barranc de Casotes, pasando por la font de la Solsida, cruzarán el barranco en busca del mas de Colatxes, donde se encontrará el cuarto avituallamiento de esta prueba y, subiendo por el bassot de la Selleta buscando la pista de la Talaia, prologarán la ruta hasta el mas de les Solanes.

Desde allí bajarán hasta el mas de les Figueres, y al cauce del rio, para coger el itinerario de la Ruta dels Molins d’Aigua y llegar hasta el pont del mas d’Hilari, donde está el último avituallamiento compartido también con la Ultraferradura 65 y desde donde comienza el último ascenso hasta la meta.
Foto de Deportes-Castellon-Guia-Ocio-Turismo-Agenda-Eventos-Planes-Salir-Entradas-Dipcas-Logo